Titulares de última hora

Juan Luis Pereira: «El rock es folclor universal, y no tiene parámetros»

16 abril, 2019
Juan Luis Pereira: «El rock es folclor universal, y no tiene parámetros»
cultura
0

Hacia finales de la década del 60, nacía en Chile Los Jaivas; en Argentina, Arcoíris con el hoy afamado productor Gustavo Santaolalla; y en Perú, El Polen, comandado por los hermanos Raúl (quien falleció en 2010) y Juan Luis Pereira. Tres propuestas musicales que, sin conocerse en ese entonces, sembraron las raíces de la fusión del rock con la música tradicional de Latinoamérica.

Con su hermano creaban orquestas con latas. Tocaban canciones de la radio. Juan Luis sacaba The Ventures y Raúl hacía amigos para formar un primer grupo. El primero tenía 13 años y el segundo, 15. Luego vinieron Los Shain’s y Los Drag’s, los valses, las marineras y El Polen.

El primer instrumento que agarró fue una guitarra. Su destino iba a estar en la Arquitectura, aunque no ingresó. Y la música lo cobijó. Pero su historia empezó antes. A los 3 años de edad, cuando escuchaba a su madre tocar la armónica, a la abuela el armonio y a su padre cantar. Este 2019, El Polen cumple 50 años sobre los escenarios y Juan Luis, con 69 años de edad, se siente en los cuarenta.

¿Se siente el peso de las cinco décadas en los escenarios?
Con los años uno aprende a apreciar más las notas musicales. Uno se concentra más en la música. Y ahora existe más gente interesada en El Polen.

¿Por qué crees que conectaste con la música?
Siempre tuve oídos para la música. En la casa de mi abuela escuchaba música clásica todo el día. En Chosica, escuchábamos huainos. Son canciones que se volvieron parte de la vida de uno. Luego cuando conocí a Pico Ego-Aguirre hicimos un grupo y le puse el nombre de Los Shain’s. Yo tenía 14 años. Luego pasé a Los Drag’s, que era música rockera más fuerte. Y vino El Polen, pero Raúl estaba en el colegio Leoncio Prado.

¿Fuiste al Leoncio Prado?
Lo insinuaron, pero no quise. Creo que a Raúl lo mandaron porque me parece que era un poco más movido (risas). El problema es que en el colegio lo castigaban y no salía. Entonces, los sábados no iba a los programas de televisión donde tocábamos.

¿Y estuvo bien que no hayas entrado a Leoncio Prado?
Por supuesto. Por los resultados que he visto en el 90% de la gente que ha estado ahí, me parece nefasto ese colegio. En el caso de Raúl, se puso más rebelde todavía. En La ciudad y los perros está muy claro cómo es.

¿Contra qué más te has rebelado en la vida?
Contra la educación. Cuando empecé con la música, ya no me interesó el colegio. En la música puse toda mi ciencia. La estudié e investigué. Me he rebelado contra la hipocresía de la sociedad, que critica cosas sin importancia, como el aspecto de las personas.

¿Fue complejo ser hippie?
Sí, pero muy divertido y libre. Cuando íbamos a Cusco tirando dedo siempre terminábamos en una comisaría por el pelo largo. Nos tenían horas ahí, pero por fregar nomás.

¿Qué cambió el hippiesmo?
A partir de esa época, nació la ecología, la espiritualidad, el hecho de comer cosas sanas.

Uno de los hitos de El Polen iba a ser telonear a Santana. ¿Qué pasó?
Se dijo que los alumnos de San Marcos no querían que toque Santana porque lo consideraban alienado. En esa época el socialismo era muy extremo. Dicen que tiraron una bomba en uno de los camerinos, por lo cual tuvieron que suspender el concierto. Por otro lado, hubo comentarios que en el grupo de Santana llegaron vestidos sin camisas, muy hippies, lo que a algunos militares no les habría gustado.

¿A ustedes les afectó en algo tener dosis de rock?
No, para nada. Hay mucha gente que habla que con Velasco se acabó el rock, pero eso no es verdad. Incluso, había instrumentos que se importaban.

¿A qué crees que se debió que El Polen, Los Jaivas y Arcoíris crearon ese tipo de fusión en Latinoamérica al mismo tiempo y sin conocerse?
En el mundo hubo algo cósmico. Nació la ecología, la conciencia contra el racismo. Fueron ganas de hacer música original.

Uno ve a Los Jaivas en Chile y a El Polen en Perú, y queda la pregunta de por qué El Polen no llegó más lejos.
En Chile no hay tantas identidades como en el Perú. Aquí es más difícil. Recién hoy a los jóvenes les gusta el rock. Los Jaivas, además, han tenido mucho apoyo. Chile siempre ha tenido más infraestructura. Cada municipalidad debería tener un anfiteatro para la música, disponible para los grupos de rock, y cada uno con su equipo de sonido.

¿Cuál es el futuro del rock?
El rock siempre se va a desarrollar y cambiar. Por ejemplo, ahora está vinculado con la cumbia. El rock es folclor universal.

Y no hay una sola forma de hacer rock.
No tiene parámetros, cada uno lo hace como quiere.

¿Qué tan grandes fueron las generaciones rockeras de los sesenta y setenta?
Todos los grupos antes del 70, a excepción de Los Saicos, eran más nueva oleros, o sea hacían covers y había grupos que no hacían covers, pero tocaban la música como si fueran gente nacida en EE.UU. e Inglaterra. Después sí aparecieron grupos un poco más creativos, como Telegraph Avenue y Traffic Sound. El Polen fue una excepción.

¿Qué hicieron de diferente?
Nos atrevimos a hacer una cosa que ahora todos hacen: fusión.

A 50 años de El Polen, ¿qué falta hacer?
Grabar un nuevo disco, que será de 16 canciones. A El Polen lo han grabado otros grupos en Colombia, Brasil, Chile, Bolivia y Perú; y en Argentina, Litto Nebbia, el padre del rock argentino.

El Polen ya debería ser patrimonio cultural.
Gustavo Santaolalla, ganador del Oscar, ha dicho que El Polen es parte de su identidad.

AUTOFICHA:
– “Nací en Bellavista, Callao. Pero no viví ahí sino en el distrito de Breña, por el jirón Huaraz. Tengo 69 años de edad, pero me siento de 48 años (risas). La música la aprendí solo, pero después de muchos años me metí al Conservatorio para estudiar arpa clásica; estuve un par de años y lo dejé”.

-“La familia a partir de El Polen se volvió musical. Mi sobrino es de Dengue Dengue Dengue, Paloma (La Patronal) y Rui (Tourista) también son músicos. Mis hijos tienen un grupo en Chile, que se llama Paulopulus. Cada uno hace lo que le gusta, y cada uno tiene su camino”.

– “También me he dedicado a hacer charangos, bajos acústicos, etc. El Polen tiene las producciones Cholo, Fuera de la ciudad y Signos e instrumentos. En el Perú están haciendo un tributo a El Polen con 16 grupos. En Chile y Argentina también harán tributos. Este año haremos un concierto por los 50 años”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *