Titulares de última hora

Policía Nacional: Más detenciones

5 mayo, 2016
Policía Nacional: Más detenciones
Editorial
0

Pese a las condiciones difíciles con las que trabaja la Policía Nacional y a la reforma que requiere urgentemente, hay acciones exitosas que merecen reconocimiento y aplauso. Por ejemplo la captura de Gerson Gálvez, alias “Caracol”, gracias a las coordinaciones con la policía colombiana, quedando también en claro que la Política de recompensas ha dado sus frutos y debió establecerse hace tiempo, pero nunca es tarde cuando se trata de respaldar a los buenos agentes que se esfuerzan en brindar seguridad y bienestar a la población.

El referido antisocial es uno muy ranqueado, avezado y peligroso, mas con ese perfil deben abundar otros sujetos parecidos en las ciudades del país y quien puede lo más, puede lo menos, por lo que la Policía debería extremar y reiterar este tipo de operativos de inteligencia para dar con esa clase de malhechores. Es decir, sobre la base del sistema de recompensas y a partir de una definición clara de objetivos, nuestras autoridades deberían dar pasos concretos y decididos a fin de pacificar las ciudades más violentas del país.

Esto es lo que pide el país, uno, dos y más “Caracoles” (o como se les llame) capturados y en eso no debe desmayar nuestra policía. Precisamente, para esta clase de acciones honrosas también se debería establecer un protocolo puntual de premios y reconocimientos a los mejores efectivos, pues a la par que se limpian las calles de los facinerosos también se levanta la moral y la autoestima de los contingentes policiales, y eso es bueno hacerlo de forma permanente y sistemática.

Por otro lado, es positivo que en este caso hayan trabajado las policías de tres países vecinos, la de Perú, Colombia y Ecuador, pues así como los criminales se las ingenian para fugar de un país y rápidamente encuentran cómplices que les dan cobijo en las naciones vecinas, entonces del mismo modo la policía debe establecer lazos estrechos y coordinaciones muy precisas para cerrarle el paso a los delincuentes, así sea en los más recónditos lugares del planeta.

Solamente tomando la iniciativa y poniéndonos como sociedad a la defensiva, lograremos vencer al crimen porque estamos cansados del incremento de víctimas de la delincuencia y de muertes de personas de bien, gente de trabajo y que no le hace daño a nadie, pues por simples robos jóvenes y ciudadanos en general hasta pierden la vida, enlutando a sus familiares y embargándolos en medio de un dolor indescriptible. Y eso tiene que acabar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *